PE, ¿descubrimiento o perdición?

Como estudiante de traducción e interpretación, hace poco me explicaron lo que era la post-edición (PE). Realmente me pareció un gran descubrimiento aunque, por lo que he leído y oído por ahí, no todo el mundo le tiene el aprecio que yo.

A pesar de estar completamente ligada a la traducción automática (TA) (que no me gusta), creo que la PE en según qué textos y encargos donde las estructuras están muy estereotipadas y las construcciones son sencillas, puede ser de gran utilidad.

Consiste pues en realizar modificaciones en el texto que anteriormente se ha traducido con traductor automático. El más conocido es Google TranslatorGoogle Translator. Normalmente el texto resultante del traductor automático tendrá fallos y, aquí es donde entra el ser humano para poner orden en el caos. Pero hay que tener cuidado, porque los errores «gordos» se producen aquí al corregir de más o de menos. Por  eso Emma Wagner, antigua responsable de los Servicios de Traducción de la Comisión Europea, propuso las siguientes pautas:

  • Conservar en la medida de lo posible los contenidos de la TA;
  • No eliminar y volver a escribir demasiado;
  • Puede que solo haya que reordenar las palabras;
  • Está claro que estilo no será muy elegante, y puede que sea un poco repetitivo;
  • Corregir únicamente aquellos errores que llamen mucho la atención.

La valoración de los sistemas de TA y PE es muy subjetiva, y dependiendo del texto y el encargo, en ocasiones, en lugar de ahorrarnos tiempo y dinero, puede ser una pérdida de estos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s