El magnífico mundo de los fansubbers

¿Alguna vez has visto una serie con subtítulos y has pensado ¡incluso yo podría hacerlo mejor!? Pues ya no tienes excusa. ¡Sal (bueno, quédate en casa) y conviértete en un fansubber!

medicadefamilia
Imagen: Flax Brand

¿Un fansubber?

Los fansubbers son aficionados a series y películas que toman la iniciativa de crear subtítulos en su lengua materna para series, películas, documentales, vídeos, y un largo etcétera disponibles en otra lengua. En principio solo se aplicaba a las películas y series anime, pero ahora está muy extendido a otras variantes de obras audiovisuales.

Todo comenzó a principios de los años 80 en EE. UU., cuando el anime empezó a exportarse desde Japón, sin subtítulos y sin estar doblados. Como estas series en un principio estaban destinados a niños, eran bastante visuales por lo que se podía entender medianamente bien de lo que trataba. Los creadores nipones querían comercializar en el mercado estadounidense, pero vieron que no tendrían tanto éxito ya que no mucha gente estaba interesada. No obstante, empezó a extenderse un poco más la cultura anime y se crearon algunos clubes de fans que querían saber de qué iban estas series.

Dado que Japón se rindió al intentar exportar su anime en EE. UU., ya no habían trabas legales en cuanto a la distribución de las copias que ya existían. Esto hizo que la gente copiara las cintas y se las pasara a los demás. Empezaron a publicar pequeños libros con los guiones traducidos; el antecesor de los fansubs.

A lo largo de los años con los avances tecnológicos, se empezaron a incorporar estos guiones a los vídeos que se distribuían. Primero en VHS, luego en DVD, hasta llegar al día de hoy en el que podemos ver vídeos en línea con opciones de diferentes idiomas para subtítulos, o incluso descargarlos de varias páginas web confeccionadas por fans por todo el mundo.

Al ser aficionados, está claro que sus subtítulos no son los mejores desde el punto de vista traductológico, pero sí es cierto que los fansubbers tienen mucho conocimiento sobre lo que traducen además de muchas ganas de hacer llegar esta cultura a los demás.

¿Samaritanos o sanguinarios?

stop-fansubs-1

Imagen: YAM Magazine

Existe cierta polémica alrededor de los fansubs. Los fansubbers piensan que ayudan a difundir esta cultura que de otra manera sería imposible que llegase. Después hay otros quienes creen que ayudan a la destrucción de este sector. Es parecido al tema de las descargas de canciones (¿apoyamos o condenamos a los artistas?).

Todas las obras artísticas están protegidas bajo la Convenio de Berna en donde se explicita que estas obras tienen un Copyright de distribución, reproducción, edición y traducción, entre otras. Esto significa que para llevar a cabo cualquiera de las acciones anteriores, es necesario tener permiso expreso del autor.

Ahora bien, la distribución de subtítulos en sí (siempre que lo distribuya el subtitulador) es legal pues los subtítulos por sí solos son creación de quien lo ha subtitulado. El conflicto entra al haberlos traducido, pues haría falta permiso por parte del autor. Con este dilema, la solución que ha propuesto la comunidad de fansubbers es que se pueden realizar subtítulos para series aún sin licencia pero una vez que se empiece a comercializar con una versión oficial de subtítulos, sería necesario retirar todas las versiones anteriores y no distribuirlos más.

¿Te atreves?

Dentro de lo ilegal, se pueden hacer subtítulos (ni que ninguno no haya descargado música o películas en línea). Hay muchas páginas donde uno puede subir sus subtítulos además de descargarlos, como por ejemplo este, y si no, pues este, o incluso este. Un programa bueno, bonito y barato para crearlos es el Subtitle Workshop que personalmente me gusta bastante. Es muy intuitivo y tiene las funciones suficientes para crear tus subtítulos.

Muchas personas que hacen esto como hobby, y si no te atreves porque te parece un poco arriesgado, siempre puedes hacerlo para uso propio o para practicar. ¡Descubre el magnífico mundo de los fansubs!

Anuncios

Cursos de Traduversia

banner_curso_conjunto
Traduversia.com

Lo más bonito de nuestra profesión es lo polifacética que es. Traducimos muchos tipos de textos, sobre múltiples temáticas y en diversos formatos. Se dice que los traductores sabemos un poco de todo y mucho de nada, pero no tiene por qué ser así. No tenemos por qué quedarnos solamente con lo que aprendemos en la carrera. Tenemos a nuestra disposición muchísimos cursos en línea que nos pueden ayudar a adquirir otros conocimientos útiles para nuestra profesión. ¿Y qué mejor que hacer un curso en una página hecha por traductores para traductores?

¿Qué es Traduversia?

Traduversia es una página web que Pablo Muñoz y Rafael López crearon teniendo siempre en consideración los horarios tan ajetreados que llevamos que muchas veces nos imposibilita asistir a cursos presenciales e incluso a algunos cursos en línea con horario establecido. Aparte de todo eso, tienen profesores cualificados (ellos mismos) con muchísima experiencia y encima buen rollo que te facilitan el aprendizaje con vídeos y tests con los que puedes llevar un seguimiento de tu desarrollo.

Ofrecen cursos no solo relacionados con la traducción en sí, sino con otras vertientes como es la localización y el diseño de páginas web entre otras. Aquí tienes la oferta de cursos donde te explican qué contenidos se imparten y cuánto cuestan.

Si te animas, pásate por su página web y prueba su curso de Herramientas para la Localización de Software, Páginas Web y Videojuegos que es gratis y te puede dar una idea de cómo son los demás cursos que imparten y además aprender un poco sobre la localización.

Reseña de memoQ

memoq_logo

¡Hola a todos! Hoy voy a hablaros un poco de memoQ, de mi experiencia con este programa y mi opinión global.

Para los que no sepan qué es, memoQ es un programa de traducción asistida por ordenador (TAO) similar a SDL Trados Studio (pero sin tener que vender un riñón para adquirirlo). Pertenece a la compañía Kilgray Translation Technologies que lleva en el sector desde 2004 y en 2009 tuvo su gran lanzamiento a nivel global. Esta compañía ha estado desarrollando software que proporciona rapidez, constancia y agilidad a los traductores, contribuyendo al crecimiento de este sector

MemoQ es un programa con una interfaz muy atractiva e intuitiva, lo cual ayuda a que uno se encariñe de él. Se instala rápidamente y con facilidad, y es compatible con todos los sistemas operativos, aunque con Mac OS habría que usar Parallels o alguna máquina virtual tipo VMware. Hay diferentes versiones con diferentes funciones:

  • memoQ translator free: como su nombre indica ¡ES GRATIS! Pero claro, nada en este mundo es gratis, por lo que tiene algunas trabas. Hay algunas funciones que no están disponibles, ¡pero no os desilusionéis! Al instalarlo se activa una demo de memoQ translator pro que estará disponible durante 45 días. Pasados los 45 días se activará la versión gratis. Esto está bien porque podéis ver las dos versiones y compararlas para saber si vale la pena comprar la versión completa o si la versión gratis basta.
  • memoQ translator pro: esta es la versión completa del programa. Puedes crear proyectos, gestionar memorias de traducción y terminología y llevar a cabo un control de calidad entre otras cosas. Lo que no es posible con este programa es crear proyectos multilingües o crear paquetes y entregarlos (lo cual sí que está disponible en la edición project manager. Esta versión cuesta 620€ por una versión permanente.
  • memoQ project manager: en cuanto a la traducción tiene todas las funciones que la versión anterior pero incorpora funciones para el manejo de proyectos. Esta versión viene bien si vas a dedicarte a gestionar grandes proyectos con varios traductores. Esta versión cuesta 1500€ pero puedes solicitar una licencia durante 21 días para probarlo y ver si es el programa adecuado para ti.
  • memoQ cloud server: es un servidor en la nube que está diseñada para traductores que trabajan juntos desde la distancia. Es muy seguro y permite el trabajo en tiempo real, lo cual agiliza el proceso de traducción. Cuesta 160€ al mes, pero también se puede probar gratuitamente durante un mes.
  • memoQ server: es un servidor que se utiliza sobre todo con empresas para que los traductores tengan acceso a todos los proyectos y los documentos que incluyen. Su precio es de 6060€ para una licencia permanente.

Estos son los productos que ofrecen y ya uno elige dependiendo de sus necesidades como traductor. Yo he tenido una licencia de estudiante para memoQ translator pro y dejadme que os diga que me parece un programa estupendo. He probado otros programas y la verdad es que me parece que este es muy completo ya que tiene múltiples funciones.

Pros y Contras

Lo que más me gusta es que con un simple atajo de teclado puedes buscar definiciones de términos o traducciones en páginas web que hayas configurado anteriormente. También puedes alinear documentos y traducir documentos en múltiples formatos lo que hace que sea super fácil de usar porque no tienes que estar convirtiendo tus archivos en otros formatos. Otra cosa que me encanta es que se va guardando a medida que vas aceptando los segmentos, por lo tanto si se te apaga el ordenador o si el programa se queda colgado, no pasa nada porque tu trabajo se queda guardado.

Para mí, los inconvenientes serían que a veces da error. Hay veces que cierra de repente o intentas abrir un proyecto y no te deja. Podría ser por la versión que tengo que es como si fuera una demo. Otra cosa con la que hay que tener cuidado es la ubicación de los archivos. Hay que intentar no ordenar con tantas carpetas porque si la ruta de acceso es demasiada larga, te puede dar error. Otro problema es que el programa no está del todo localizado, por lo tanto hay partes que te salen en inglés, que bueno, somos traductores y no tendríamos que tener problema para entenderlo, pero para los tiquismiquis y fanáticos de la localización, te toca un poco la moral que un programa para traductores no esté totalmente traducido.

Aparte de eso, me parece un programa muy completo y creo que merecería la pena ahorrar un poquito para invertir en esta herramienta que te ayuda a agilizar el trabajo.