El magnífico mundo de los fansubbers

¿Alguna vez has visto una serie con subtítulos y has pensado ¡incluso yo podría hacerlo mejor!? Pues ya no tienes excusa. ¡Sal (bueno, quédate en casa) y conviértete en un fansubber!

medicadefamilia
Imagen: Flax Brand

¿Un fansubber?

Los fansubbers son aficionados a series y películas que toman la iniciativa de crear subtítulos en su lengua materna para series, películas, documentales, vídeos, y un largo etcétera disponibles en otra lengua. En principio solo se aplicaba a las películas y series anime, pero ahora está muy extendido a otras variantes de obras audiovisuales.

Todo comenzó a principios de los años 80 en EE. UU., cuando el anime empezó a exportarse desde Japón, sin subtítulos y sin estar doblados. Como estas series en un principio estaban destinados a niños, eran bastante visuales por lo que se podía entender medianamente bien de lo que trataba. Los creadores nipones querían comercializar en el mercado estadounidense, pero vieron que no tendrían tanto éxito ya que no mucha gente estaba interesada. No obstante, empezó a extenderse un poco más la cultura anime y se crearon algunos clubes de fans que querían saber de qué iban estas series.

Dado que Japón se rindió al intentar exportar su anime en EE. UU., ya no habían trabas legales en cuanto a la distribución de las copias que ya existían. Esto hizo que la gente copiara las cintas y se las pasara a los demás. Empezaron a publicar pequeños libros con los guiones traducidos; el antecesor de los fansubs.

A lo largo de los años con los avances tecnológicos, se empezaron a incorporar estos guiones a los vídeos que se distribuían. Primero en VHS, luego en DVD, hasta llegar al día de hoy en el que podemos ver vídeos en línea con opciones de diferentes idiomas para subtítulos, o incluso descargarlos de varias páginas web confeccionadas por fans por todo el mundo.

Al ser aficionados, está claro que sus subtítulos no son los mejores desde el punto de vista traductológico, pero sí es cierto que los fansubbers tienen mucho conocimiento sobre lo que traducen además de muchas ganas de hacer llegar esta cultura a los demás.

¿Samaritanos o sanguinarios?

stop-fansubs-1

Imagen: YAM Magazine

Existe cierta polémica alrededor de los fansubs. Los fansubbers piensan que ayudan a difundir esta cultura que de otra manera sería imposible que llegase. Después hay otros quienes creen que ayudan a la destrucción de este sector. Es parecido al tema de las descargas de canciones (¿apoyamos o condenamos a los artistas?).

Todas las obras artísticas están protegidas bajo la Convenio de Berna en donde se explicita que estas obras tienen un Copyright de distribución, reproducción, edición y traducción, entre otras. Esto significa que para llevar a cabo cualquiera de las acciones anteriores, es necesario tener permiso expreso del autor.

Ahora bien, la distribución de subtítulos en sí (siempre que lo distribuya el subtitulador) es legal pues los subtítulos por sí solos son creación de quien lo ha subtitulado. El conflicto entra al haberlos traducido, pues haría falta permiso por parte del autor. Con este dilema, la solución que ha propuesto la comunidad de fansubbers es que se pueden realizar subtítulos para series aún sin licencia pero una vez que se empiece a comercializar con una versión oficial de subtítulos, sería necesario retirar todas las versiones anteriores y no distribuirlos más.

¿Te atreves?

Dentro de lo ilegal, se pueden hacer subtítulos (ni que ninguno no haya descargado música o películas en línea). Hay muchas páginas donde uno puede subir sus subtítulos además de descargarlos, como por ejemplo este, y si no, pues este, o incluso este. Un programa bueno, bonito y barato para crearlos es el Subtitle Workshop que personalmente me gusta bastante. Es muy intuitivo y tiene las funciones suficientes para crear tus subtítulos.

Muchas personas que hacen esto como hobby, y si no te atreves porque te parece un poco arriesgado, siempre puedes hacerlo para uso propio o para practicar. ¡Descubre el magnífico mundo de los fansubs!